Especial homenaje Grand Prix del verano

Especial homenaje Grand Prix del verano



Son ocho los años que nos separan desde la emisión de la última temporada de el programa que marcó a una generación entera de telespectadores de todas las edades. Y es que eran otros tiempos, tiempos en los que la televisión en ocasionas conseguía sacar adelante programas interesantes, familiares o incluso de calidad. Cosa que hoy en día las cadenas principales (no creo necesario tener que nombrarlas), nos han condenado al monopolio de la ridiculez, lo extravagante, la vergüenza ajena y a la degeneración cerebral.

Y no es de extrañar que de vez en cuando nos guste recordar programas que nos hicieron pasar las noches del verano en familia y comentando los golpes de los participantes entre risas. Y es por todo esto el homenaje que hoy dedicamos a este programa cada vez más olvidado.

El Grand Prix del Verano de Ramón García, que se mantuvo diez años en TVE (1995-2005) y siempre, incluyendo hasta su tramo final, en su última temporada, alcanzó unas cuotas de share increíblemente elevadas. El programa mantuvo la audiencia, y no se suprimió por bajada masiva de espectadores, pero fue durante la etapa de Carmen Caffarel cuando probablemente se prescindió de el formato por considerarlo "paleto".

Pero El Grand Prix supo captar de lleno en el público desde el inicio. Los pueblos de todos los ricones de España, lo daban todo para conseguir la victoria y para dar a conocer mediante la televisión sus localidades rurales. Jugaban con ilusión por estos factores, y por sus interesantes premios que el concurso ofrecía, como por ejemplo, las famosas bombillas para las farolas del pueblo.

Otro de los secretos del éxito de este programa radicaba en que no tenía ningún complejo sobre sí mismo y estaba comandado por un presentador que ya no sólo contaba con un control absoluto del plató, sino que iba por delante a la hora de exprimir la materia prima del show. Ramón García ha sido uno de los grandes maestros de nuestra reciente telehistoria.

Ramontxu llevó el entretenimiento televisivo a lo más alto conectando a la perfección con varias generaciones de televidentes. Es quizá uno de los telepresentadores más influyentes de la década de los 90, ya que no se limitaba al verano con este tipo de productos, a su vez presentó el mítico "Qué apostamos", "No te rías que es peor" entre otros.


Las pruebas del programa mantenían la diversión de principio a fin como los famosos "Troncos Locos", "La Patata Caliente", "Los Bolos" y sin olvidar las que disponían de las estrellas del programa, las vaquillas, las pobres tenían que perseguir a los corredores del ruedo mientras intentaban agarrar algún tipo de trofeo y salir pitando de allí antes de ser embestidos.

No era un programa más, era un entretenimiento televisivo que lo protagonizaba gente real, sin haber sido seleccionada por un riguroso equipo de casting, podrías haberte encontrado al "friki" de tu pueblo, o al alcalde más casposo de la localidad colindante. Aquí lo importante era divertirse y jugar con los tuyos sin pudor a decir "¡juego por mi pueblo!".

Primera cabezera únicamente emitida en su primer programa


Cabezera del programa (2003)


Algunas pruebas del programa



 

Share:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Escribe tu comentario altramucero!