Musarañas

Musarañas


El pasado 25 de diciembre, fun fun fun, se estrenó la esperada Musarañas de Juanfer Andrés, encargado de la dirección de actores, y Esteban Roel, de la parte técnica, que ya trabajaron (y triunfaron) juntos en el corto 036 (2011):


Tras la muerte de su madre, Montse (Macarena Gómez), que padece agorafobia y fanatismo religioso (entre otras patologías), se ve obligada a cuidar de su hermana (Nadia de Santiago) pequeña perdiendo así su juventud. En los años 50 en un hogar tan religioso como este, su padre (Luis Tosar) no es de gran ayuda. Un día la vida uraña de Monste se ve truncada cuando Carlos (Hugo Silva), el vecino de arriba, se cae por las escaleras y ella se debate entre la ayuda al prójimo y su miedo. Su parte misericordiosa cede y le mete en casa para ayudarle, pero quizás no sea de tanta ayuda como parece en principio.
Tanto por el tema tratado, como el modo en el que se trata, Musarañas recuerda a Maleficio (Courtney Solomon, 2005) y a Misery (Rob Reiner, 1990). Aunque la película es un thriller que toca un tema dramático, tiene escenas de puro terror y muchos toques de humor negro al más puro estilo de Álex de la Iglesia o Quentin Tarantino.
Lo habitual es hacerse profesor de cine después de hacer cine, pero en este caso el proceso ha sido inverso. Juanfer Andrés y Esteban Roel son profesores en el Instituto del Cine de Madrid, donde conocieron a Carolina Bang, que fue alumna suya.


Después del éxito del corto, Juanfer y Esteban querían hacer un largo. Con el panorama cinematográfico (de ayudas y leyes) que tenemos en España, la película tenía que ser barata, lo que implica pocos personajes y menos escenarios. Encontraron la historia perfecta en un corto de 1998 escrito por Ángel Amorós, el director de fotografía. Juanfer Andrés y Sofía Cuenca (Los Quién, Aída, Euskolegas) se pusieron manos a la obra con el guión y acabaron la primera versión en 2006. En esta versión la historia de Montse transcurre en el presente, pero el guión pasó tantos años en un cajón hasta que por fin se decidieron a realizar la película que tuvo que mutar hasta asentarse en los años 50. Porque ¿quién desaparece en esta época de smartphones un día sin que nadie se preocupe por ti?
Carolina Bang comenzó con la producción, que en un principio iba a ser pequeña, para pasear la película por festivales y quizás aspirar al estreno en salas. Sin embargo, cuando el gran Álex de la Iglesia (El día de la bestia, La comunidad, Las brujas de Zugarramurdi, etc.) se enteró del proyecto, consiguió financiación, crearon una nueva productora (Pokeepsie Films) y se incorporó un gran elenco. Álex también quería contratar a profesionales que él conocía, pero los directores se negaron y le explicaron que con su equipo trabajarían de forma más eficiente y rápida, las palabras mágicas que todos los productores quieren escuchar.


La película está grabada en un piso real de Madrid, por lo que quitar paredes para conseguir mejores tiros de cámara no fue posible, ni necesario. Los directores supieron sacar el máximo partido al piso, consiguiendo hasta realizar algún travelling. El piso es maravilloso, de esos que tienen miles de puertas que dan a habitaciones misteriosas. En esa época cada vez que nacía un niño nuevo, que era con demasiada frecuencia, se hacía una habitación nueva en lugar de cambiarse de casa. La ambientación del piso de Montse es anterior a los 50 porque ella lleva años sin salir de casa, mientras que la de Carlos es moderna y esa diferencia es muy exagerada, comprendemos mejor lo atrasadas que viven las protagonistas.


Juanfer y Esteban comentaron que ni en sus mejores sueños habían imaginado poder tener un elenco como este, con Macarena Gómez (La que se avecina, Sexy Killer, Al final todos mueren), Nadia de Santiago (Amar es para siempre, Las trece rosas), Hugo Silva (Los hombres de Paco, Las brujas de Zugarramurdi, Los amantes pasajeros) y Luis Tosar (Celda 211, Mientras duermes, Los lunes al sol). Y es que el trabajo de todos los actores es espectacular, especialmente el de Macarena Gómez. Es una actriz muy versátil, tan perfecta para la comedia como para el terror y se toma su trabajo muy en serio (como podemos comprobar en las tomas falsas de LQSA), tanto que pidió a un amigo psiquiatra que le explicara cómo se sentía alguien con tantas patologías y ni siquiera salía del piso cuando el equipo iba a comer.
La única pega que se le puede sacar al casting es el poco parecido que tiene Lucía González (la Montse joven) con Macarena Gómez, que tiene unas facciones muy particulares.
Por cierto, las musarañas no son roedores por mucho que se parezcan a los ratones, son insectívoros, muy cerca genéticamente de los erizos y los topos. Son animales nocturnos, diminutos y rapidísimos, que deben comer cada noche el triple de su peso en insectos. Perdón por la aclaración.



Musarañas nos lo hace pasar muy mal y muy bien a la vez, una sensación desconcertante y maravillosa. Guión, dirección, actores, montaje que culminan en un resultado perfecto. Aunque la película no es para todos los públicos se me hace imposible no recomendarla.
Share:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Escribe tu comentario altramucero!