Review Los 100 - Temporada 2

Review Los 100 - Temporada 2

 

La segunda temporada de la célebre serie de la cadena The CW ha llegado a su fin, y con motivo de la emisión de su último episodio en España por parte de la cadena SyFy, ha llegado el momento de recopilar las impresiones globales sobre sus dieciséis episodios.


Share:

Telebasura: Programas de subastas.

Telebasura: Programas de subastas


Hace ya muchos años que la TDT se ha integrado a la perfección en nuestros hogares. Canales de alta definición (HD mediocre, con películas claramente re-escaladas), y muchos canales que están ahí porque tiene que haber de todo. Algunos perturban la condición humana como por ejemplo Nova, 13TV, entre otras. Pero hay algunos que enganchan por sus contenidos, como es el ejemplo de Discovery Max y la actualmente eliminada Xplora. España volvió a estar dividida en dos como en 1936: los de Discovery y los de Xplora. Yo soy más de Discovery. Aunque las dos poseían una parrilla muy similar en cuanto a este tipo de programas se refiere, que es precisamente de lo que vamos a hablar hoy, bueno, hablo yo, vosotros podéis leerlo y estar de acuerdo, o freirme a insultos después. Ambas molan.


Como os decía, a lo largo del día hay que rellenar las horas con programación non stop, y no todos los contenidos iban a ser de una gran calidad, como en casi todo. Después de documentales sobre: supervivencia en pareja, con amigos, en solitario... Programas de coches, de guerra, del universo y de todo tipo de curiosidades, hay un pequeño espacio dedicado a los conocidos "Cazasubastas", un oficio muy extendido por EEUU según parece. Y ésto comenzó con uno o dos, como mucho, luego empezaron a salir más y más. Algunos se aguantan, otros directamente te dan ganas de lanzar el mando contra el televisor en un acto de rabia, locura e incluso demencia.


Hace tiempo que con el habitual zapping de la hora de la siesta me topaba con "Auction Hunters" (Cazasubastas en España). No sé qué diablos tendrá esta basura, pero que según comienza no puedes evitar permanecer mirando la pantalla con cara de bobo hasta que finalmente termina. No es divertido, ni creible, pero saben como manejar la intriga y el morbo de qué se encontrarán dentro de esos trasteros. Los protagonistas son un gilipollas que va de guaperas, y un gordo con camisas XXXXXL, gafas de sol o ahumadas, y con tatuajes por todo el cuerpo, calva incluida. Estos tíos se dedican a recorrer la geografía estadounidense con su furgoneta en busca de los codiciados trasteros. Durante las pujas se encuentran a enemigos que intentan quitárselos. Pero tienen estrategias, como engordar las pujas en almacenes de mierda para que los otros se arruinen al comprarlo. El caso es que dentro de este submundo siempre compran alguno que mola a simple vista y otros que... digamos que es una corazonada. Pero da igual la mierda que comprasen, siempre había un huevo de beneficios; nunca palman pasta, vamos. ¡Menuda suerte! Igual me dedico a esto.


Luego existe otra cosa, otro programa de este corte, pero uno que me pone especialmente de mala hostia, éste se llama "Pareja a la puja". No tengo ni idea de cómo es el título original, pero la verdad es que me importa una mierda. Los personajes más odiosos y repugnantes que podáis imaginaros están aquí, con permiso de "Perdido, vendido", pero eso vendrá después. Creo que en pareja a la puja, como su propio nombre indica, los protagonistas es una pareja típica americana. Supongo que en una película sobre subastas, esta gente serían "los buenos", mientras que el resto de pobres... ¿cómo se llamaría a la gente que vive de esto? Es igual, el resto de gente, serían los malos. ¿Por qué? Porque sí, y ya está, ¡esto es USA!

El matrimonio, siguiendo el formato típico, mujer con gorras de rapera con cuarenta años, y el marido, un chulo de mierda con gafas de sol incluso cuando está nublado y con la cara picada de haber pasado por un fuerte acné. Suelen estar siempre a bronca con el resto de gente, él no se fía de las decisiones de ella, aunque siempre tiene razón la mujer, como suele ocurrir. Pero si hay algo especialmente odioso es el maldito buenrrollista del subastador: un calvo que gesticula demasiado, y que tiene un siniestro parecido con las Tortujas Ninja. Éste empatiza con los compradores, y se encarga de dar por culo cuando compran un lote con el que van a perder dinero.

Otra cosa que tampoco aguanto, ya que denota una falta de credibilidad en el programa es el momento de vender los artículos que han conseguido. Acuden a las tiendas especializadas, casi siempre con pocos ánimos de conseguir mucho dinero y así recuperar sus inversiones. El experto examina el producto, y comienza esta conversación:

-¿Bueno qué, tiene algún valor?

-¡Chicos, creo que tenéis entre manos una reliquia!

-¿Cuánto crees que puede costar?

- Pues yo calculo que, entre 2.000 o 2.500 dólares.

Pero vamos a ver. No entiendo nada. Eres un tío que entiende, y tienes una tienda, ¿y te vas a poner a soltar su valor real como un buen y honrado ciudadano? ¿Pero quien se cree eso? O es que debemos suponer que todo el mundo es así, o que sencillamente es mentira. Me gustaría ver a esa gente en un anticuario de por aquí.

-¿Bueno qué, tiene algún valor?

-Lo siento, esto no vale para nada. Os doy 10€ y os ahorro el viaje al contenedor.

Luego lo venderá por 1.000€. Es así, y lo sabéis.

Por cierto, en uno de los capítulos al abrir uno de los trasteros, explotó de manera brutal. Decían que hay gente que suele poner explosivos en ellos por si alguien quiere entrar a robar. Me hubiese gustado ver al maldito calvo volar por los aires y que se le borrase esa sonrisita, pero no pudo ser. Supongo que la explosión estaba demasiado preparada también.



Otra caspa que abunda también en Discovery Max es "Perdido, Vendido" (Baggage Battles). En esta ocasión suelen ser objetos que se pierden en aduanas o similares. No sabía que esas cosas también se subastasen. ¿Alguna vez os han perdido una maleta en el avión? Pues ya sabéis dónde pueden estar vuestras cosas, en casa de algún yuppie. Pero no os fiéis del aspecto de los protagonistas, ya que es mucho peor de lo que te puedes imaginar.

Un inciso: En todos, en absolutamente todos estos programas, el doblaje es especial. Y es que lejos de la tónica habitual en este tipo de... ¿documentales de telerealidad? Se suele mantener un nivel mínimo al doblar, pero es que parece que ésto se lo toman a coña, y la verdad es que no es para menos. Esas voces irritantes, sobreactuadas. Si os queréis partir la caja, os invito a que os fuméis uno de los programas y escuchéis al personaje del bigote y gomina.

La pareja que observáis, son los típicos que deben de llevar toda la vida viviendo de esto. Ambos son aparentemente adorables, y bueno, se les puede tragar. El de la gorra es un gilipollas sin más, y el otro que os decía antes... la vedad, no sabría cómo definirlo.

Poco puedo añadir de este programa, ya que no he visto más de tres o cuatro episodios, y creo que entre cabezadas, porque os juro que tenía menos interés que una pared en blanco, o cualquier emisión de Telecinco. Es una mierda.

¿Creéis que ésto es todo? Ni mucho menos. Hay muchos más, pero os dejaré que vosotros mismos lo descubráis. Son sólo unas muestras del horror que vais a sufrir si decidís tragaros semejante basura, de las cuales si tengo que salvar alguna, que sea Cazasubastas. Al menos de vez en cuando salen destruyendo cosas, y haciendo cosas peligrosas y violentas, en las cuales siempre está ese morbo de que alguno de los protagonistas resulten gravemente heridos. Sé que es lo que os gustaría, pero no seáis morbosos, no creo que ocurra nunca.

Share:

Desmontando Los Serrano y Médico de familia

Desmontando Los Serrano y Médico de familia



Los Serrano, la comedia familiar de la década del 2000, y una de las que más entraron en decadencia absoluta con el paso de las temporadas. No nos engañemos, esto le ha ocurrido a un porcentaje demasiado elevado en la ficción española como para que nos pille de sorpresa, y los ejemplos son claros: Hospital Central, Compañeros, Al salir de clase... Son muchas las que terminaron en lo más hondo del pozo, pero hay que reconocer que al menos alguna se salvó, y pudo tener un cierre digno, o al menos coherente.

Si bien antes decía que la pasada década tuvimos una de las comedias más vistas de la televisión; la misma que competía por la audiencia con Aquí no hay quien viva en diferentes cadenas, no podemos evitar lanzar esas teorías de conspiración que tanto nos gustan, como pensar que cada diez años, es necesario hacer un reboot del género en la pequeña pantalla que se adapte a este formato. Me explico: desde que se abrió la lata con Médico de familia (1995), parece que se lleva repitiendo en una constante casi odiosa el mismo patrón. Incluye: una casa, cuanto más grande mejor, preferiblemente chalet, una familia marcada por la muerte de algún miembro, amigos pintorescos y gorrones y por supuesto adolescentes gilipollas con desamores. Todo encaja, ¿verdad? Y qué es lo que quiero decir con lo de amigos gorrones, os estaréis preguntando, pues muy sencillo, no entiendo por qué siempre todo el mundo, ya sean protagonistas, secundarios, los amigos de los secundarios y quien pase por la calle en aquel momento tienen que desayunar, comer, merendar o cenar en la casa de la familia en cuestión. ¿Recordáis aquellas comilonas en casa de Emilio Aragón o de Resines? Otra duda que me viene a la mente es: ¿Cómo un tabernero, o un médico de ambulatorio podían permitirse esas casas de lujo, y además mantener a esas familias (abuelos incluidos) sosteniéndose con un solo sueldo? La pensión del abuelo no cuenta, ya que se la fundía en chatos de vino y partidas clandestinas de cartas con los amigos.




Nota: 
A partir de ahora a Los Serrano lo nombraré como "LS" y Médico de familia "MF"

Sigamos.

Ambas familias habían perdido al mismo miembro; la mujer. Sí, resulta curioso. En el caso de MF, tenía tres hijos de serie (si mal no recuerdo), pero luego se instalaba el parásito de su sobrino por no sé que historias había tenido, pero al final hace de "okupa" durante toda la serie. En LS eran también tres. Todos varones, pero luego se incorporan las dos chicas, hijas de Belén Rueda. Aquí estaba el entrañable pequeño, el idiota mediano que hacía de macarra pijo, y el mayor que tocaba la guitarrita y se dedicaba a andar por la casa sin camiseta. Fran Perea, sí. En los 90 todavía no se había instaurado la moda de los torsos masculinos desnudos a todas horas, esa fue la suerte de Mario Casas que todavía era muy joven y no le tocó esa generación. Las chicas muy monas las dos, y posiblemente más inteligentes. En esta serie las mujeres eran las listas y los hombres unos catetos, pero además separados por una línea muy grande. No digo que no se ajuste a la realidad en muchos casos, pero por favor, un poco de comprensión al tabernero que no da de beber, tienen sentimientos.

Los amigos es un caso a parte. En MF Nacho era un tipo gris y sin amigos, es cierto, era un pobre pringado que sólo hablaba con la familia y algunos compañeros de trabajo, en el cual por cierto estaba Jordi Rebellón (el doctor Vilches) que también era un asqueroso amargado y médico al igual que su papel en Hospital Central. También aparecía de vez en cuando Francis Lorenzo y Antonio Valero para liar a Nacho y sacarle un poco de casa. Había un capítulo en el que aparecía su colega de la infancia: Lamata, uno de los mayores jetas de la historia. Posiblemente uno de los mejores capítulos de la serie. Por otra parte en LS, Diego (Antonio Resines) tenía a su hermano Jesús Bonilla, el cual se limitaba a pegar gritos y dar golpes con objetos sobre la barra del bar, además de poner caras desencajadas y emitir sonidos muy desconcertantes. Pero si queréis saber el verdadero nexo entre ambas series, separadas por décadas diferentes, aunque en cuanto a años no tanto, no es otro que Antonio Molero (el Poli en MF y el Fiti en LS) en ambos hacía también de mecánico, aunque en MF tuvo varios empleos. Lo cual nos lleva a pensar que realmente MF es una precuela de LS, en la cual durante capítulo final podía haber cambiado el Poli de identidad por algún tipo de delito, y así poder volver a empezar de cero en LS.


Cosas extrañas han tenido las dos, como por ejemplo que Resines, en lo que ya no eran precisamente sus buenos años, si es que alguna vez los tuvo, fuera capaz de seducir a semejante número de mujeres durante los años de emisión. No te lo crees ni tú. Por otra parte, Nacho era más loser y se limitaba a intentar seducir a Alicia (Lydia Bosch) y a Irene (Ana Duato) antes de ser Merche en Cuéntame cómo pasó e incluso antes de anunciar Pastas Gallo. Por cierto en un final de temporada se metían una hostia con el avión camino a Santo Domingo para celebrar la Luna de Miel. En la siguiente temporada, sus únicas secuelas eran: un collarín y un brazo en cabestrillo. A ver si también va a resultar ser un spin-off de El Protegido?

¿Recordáis el final de Médico de Familia? Yo la verdad es que no, al menos nada concreto, salvo reencontrarse con la felicidad familiar, que supongo que en eso consistía, y de ahí a que la serie se llamase de esa forma, y no Médico de burdel o Médico en Guadarrama, siendo esta última la versión española de Doctor en Alaska. En cuanto a Los Serrano... protagonizaron el final más cutre, tramposo y rastrero de la historia de la televisión, en el que todo había sido un sueño de Resines. El equipo de guionistas, que supongo que hacía meses que habían dejado de tomárselo en serio, y me daba la sensación de que escribían en el bar de la esquina y en servilletas de papel todos los entramados, ya que eso explicaría muchas cosas. Igual en la temporada final, aquella que no ha visto ni Dios, cada dos o tres minutos un personaje decía: "gracias por su visita" al final de cada frase. Sería gracioso averiguar que eran los mismos responsables que le escriben los discursos a Rajoy. Fin de la cita.

Share:

Photocall Perdiendo el Norte en Madrid

Photocall Perdiendo el Norte en Madrid


El pasado día jueves 5 de marzo de 2015 tuvo lugar la Premiere de la película "Perdiendo el norte" en el cine Capitol de la Gran Vía de Madrid.
Share:

Muestra Syfy 2015 - Día 4

Muestra Syfy 2015 - Día 4


Con el cuarto día la Muestra Syfy termina, y no es en todo lo alto, ya que la selección de películas de este año ha sido la más floja en muchas ediciones. Aunque los temas han sido muy buenos, la forma de llevarlo a cabo no tanto.
La mayoría de películas tenían un ritmo demasiado lento para un festival de género como este y con demasiado romanticismo, casi todas eran historias de amor disfrazadas de fantástico. Tampoco se trata de eliminarlo por completo, pero es necesaria más variedad, comedia, gore (que está desaparecido), fantasmas (no camuflados de problemas mentales), serie B tipo Dead Sushi, etc. Eso sí, no ha habido nada comparable con Oz, un mundo de fantasía, cosa que se agradece mucho.


Por no hablar de la falta de Phenomena, la proyección de películas de culto de los 80 (más o menos) organizado por Nacho Cerdá. Este año no entraba en el bono y se realizó la semana anterior, por lo que no consiguió el mismo aforo y ambiente que cuando es parte de los festivales, aunque se tratase de Gremlins (Joe Dante, 1984) y Los cazafantasmas (Ivan Reitman, 1984).



Leticia Dolera volvió a meter la pata anoche (y nosotros por no contrastar datos) al decir que el corto Sangre de unicornio era del creador de los vídeos manipulados de El Intermedio, Alberto González Vázquez, sino Alberto Vázquez. Pero nos da igual, amamos a Leticia hasta cuando se equivoca.





La tradición de las chocolatinas, que Leticia paga de su bolsillo, ha vuelto, y con Huesitos. Aunque cada año ha comprado un tipo diferente, parece que solo se recuerdan los Huesitos, por lo que ha decidido que desde ahora siempre serán de este tipo. El primer año hubo que cantar la canción publicitaria de Huesitos, pero como no patrocinan la Muestra, Leticia ha inventado un pareado que había que gritar para conseguir el dulce, “el diez de julio comeré Huesitos porque iré a ver Requisitos”. No pierde el tiempo a la hora de hacer promoción de su peli, Requisitos para ser una persona normal.




La pareja formada por Juanma y Bea han vuelto darse un beso en público. Ante el entusiasmo de Leticia con este acontecimiento, alguien ha dicho que dejemos esta tontería de lado, pero ella lo ha defendido y ha especificado que en el Festival del amor entran todos los tipos: el amor fraternal, familiar, romántico, al cine, al terror, a los monstruos, a lo diferente, etc.
Para terminar ha agradecido (y nosotros nos unimos) a todos los que hacen posible que la Muestra de cine fantástico de Syfy vuelva un año más, incluido el público.


L.F.O. dirigida por Antonio Tublen (Suecia): La familia de Robert (Patrik Karlson) acaba de morir y él dedica todo su tiempo a investigar las L.F.O. (oscilaciones de baja frecuencia) hasta conseguir unas frecuencias sonaras capaces de hipnotizar al instante. Sus vecinos (Izabella Jo Tschig y Per Löfberg) serán los sujetos de sus experimentos, cada vez más extremos.
Está producida por SpectreVision, fundada por Elijah Wood, que últimamente está muy interesado en películas muy raras y a la vez muy geniales como Maniac, Grand Piano u Open Windows. Desde su estreno en 2013 no ha dejado de recibir premios y no es para menos.
La única localización que aparece es la casa de Robert aunque la acción se extiende por otros lugares, una forma de ahorrar dinero que no siempre funciona. Para que el escenario no convierta a la película en monótona utiliza muchos planos diferentes. Hay planos muy chulos en los que se corta la cabeza de un personaje cuando está en medio de una acción. Por ponerle una pega, L.F.O. podría ser más corta y funcionar igual de bien, quizás la relación con los vecinos dura demasiado y no haría falta viajar para obtener el mismo resultado.
Poder manipular la mente de los demás de una forma tan sencilla es el sueño de todo sociópata concienciado con el medio ambiente ¿quién no ha querido hacer lo mismo que Robert alguna vez?


Jamie Marks is dead dirigida por Carter Smith (Estados Unidos): El cadáver de Jamie Marks (Noah Silver) aparece junto al río. Poco tiempo después se le aparece a Adam (Cameron Monaghan, de Shameless), un compañero del instituto, que se siente atraído por el hecho y comienza a investigar.
La primera secuencia augura una película muy macabra que acaba siendo una pastelada. Intenta ser un drama, pero las situaciones tan absurdas que se producen con el armario (una metáfora demasiado explícita) o las palabras regaladas, provocan la risa, no funciona ni como drama ni como comedia. El hecho de que los personajes se parezcan tanto a los protagonistas de Harry Potter y lo cachas que está el marginado, no ayuda a tomarla en serio.


Splintertime, corto dirigido por Rosto (Holanda): Una banda de rock muertos viajan en una ambulancia conducida sin rumbo por una enfermera sexy en un universo donde el tiempo y el espacio son tan intercambiables como la vida y la muerte.
Es un corto muy loco que parece estar diseñado por un Tim Burton que ha comido muchas setas alucinógenas.


A girl who walks alone at night dirigida por Ana Lily Maripour (Irán): En Bad City, una ciudad marginal de Irán, una vampira (Sheila Vand) vaga en busca de sangre, preferiblemente de alguien que acabe de drogarse. Cuando conoce a Arash (Arash Marandi) su modo de vida cambia.
Los cortometrajes de Ana Lily Maripour han recorrido todo el mundo, lo que le facilitó poder hacer un largo, con SpectreVision de coproductora. A girl who walks alone at night está rodada en blanco y negro, combinando la estética de terror gótico, el western y las novelas gráficas. La película tiene un ritmo iraní, es decir, poca acción, planos muy abiertos, escenas sin acción y todo con una estética muy cuidada. Una de las mejores películas iranís, pero no una de las mejores películas de la Muestra.


Ghost Train, corto dirigido por Lee Cronin (Irlanda): Cada año Michael y Peter vuelven al parque de atracciones abandonado al que iban de pequeños y donde desapareció su amigo Sam. Este año Peter está dispuesto a contar la verdad.
La forma de contar esta historia es sencilla, pero muy potente, además tiene una fotografía muy chula. El hecho de mostrar las muertes en fuera de campo hace que sea aún más intenso.


Under the skin dirigida por Jonathan Glazer (Reino Unido): Un alien adopta el cuerpo de una mujer atractiva (Scarlett Johansson) y deambula por Glasgow en busca de hombres a los que sumerge en un líquido misterioso y fatal.
La película, adaptación libre de la novela homónima de Michel Faber, ha ganado numerosos premios y nominaciones. La banda sonora está compuesta por Mika Levi y encaja perfectamente. Con este planteamiento, dan ganas de ver la película, pero el resultado no es tan apetecible.
Es cine de autor, con planos muy largos en los que no ocurre nada y otros en total silencio, que causa mucha tensión en el espectador. Hasta ahí todo guay. Sabemos que es un alien porque lo hemos leído en la sinopsis, aparte de la desaparición de los hombres en el tanque, no hay más pistas hasta el final (y podría ser una bruja enfrascada en un ritual satánico o cualquier tipo de monstruo extraño). Tampoco sabemos qué pasa con los hombres dentro del tanque, se despellejan, pero ¿para qué sirve el interior? ¿se lo come? ¿qué pasa si no encuentra hombres?. Quedan muchas cosas por explicar. El mayor problema de la película es la excesiva linealidad, las conquistas son más o menos iguales, no hay aumento de la tensión, ni siquiera el final fatal lo consigue. Podría haber sido una película de ciencia ficción más potente con otro equipo.


Mi Top five de la Muestra Syfy es: 1ª Lo que hacemos en las sombras, 2ª L.F.O , 3ª Burying the ex, 4ª Spring y 5ª Chappie. La más decepcionante, Cub.

Queridos señores organizadores de la Muestra Syfy, para la próxima edición queremos menos cine de autor, menos romanticismo, más cine de explotación, más humor negro, más vísceras, más monstruos y, sobre todo muchas lunas llenas. Nos vemos el año que viene.
Share:

Muestra Syfy 2015 - Día 3

Muestra Syfy 2015 - Día 3


Hoy Leticia Dolera se ha saltado la sesión matinal (infantil) y la de los motivados (sesión a la hora de la siesta a la que vamos pocos) y ha vuelto para presentar la tercera película. Y aunque se ha colado al decir que era el Día de la mujer, que es el día 8, su defensa del feminismo “no se trata de que las mujeres sean tratadas por encima de los hombres, sino igual” ha desatado una ola de aplausos digna de los asesinatos más sórdidos (o la luna llena).



La pareja culpable del Festival del amor, Juanma y Bea, ha vuelto a subir al escenario para besarse, pese a que ella hoy tenía entrada, porque se ha convertido en tradición y Leticia les obliga a cumplirla. La otra tradición, y que aún no se ha realizado, es el reparto de chocolatinas (Kit kats, Twits, Huesitos, etc.) entre el público, normalmente acaba con algún herido muy leve. De momento, a la entrada de la sesión golfa de hoy nos han regalado una caja de cereales Lion.




Para presentar Crazy Bitches ha venido el productor de los efectos especiales, Chris Orchard. Como ni habla ni entiende el español, Leticia ha hecho de intérprete, pero de una forma curiosa, inventándose lo que contestaba Chris. De hecho la mitad de las veces ni ha traducido, ya que todos hablamos inglés mejor que el español.
Esta ha sido la primera vez de Chris en Madrid y la pregunta obligada era “¿has tomado ya a cup of café con leche en la Plaza Mayor?”, a lo que ha respondido que lo tiene pendiente. Cuando supo que vendría a España preguntó en Facebook cual era la película española que más miedo da y la mayoría respondió, con buen criterio, Rec. Leticia ha ido un paso más allá y le ha dicho que en la sala todos pensamos que la tercera es la que más mola y que debería verla. También le ha recomendado que vea Canino. Antes de irse ha contado cuantas “crazy bitches” había en la sala y han (¿hemos?) salido unas cuantas.


Mi vecino Totoro dirigida por Hayao Miyazaki (Japón): En los años 50, un padre y sus dos hijas se trasladan a una casa en el campo mientras la madre está en el hospital por tuberculosis. Pronto las niñas descubren la existencia de los duendes del polvo y consiguen hacerse amigas de Totoro, el espíritu del bosque.
Esta película de culto se estrenó en 1988 y fue elegida como la mejor película de animación de la Historia según la revista Time Out. Además de los valores de solidaridad, respeto por la naturaleza que inculca, refleja la dura realidad que sufría Japón en los años 50.


Song of the sea dirigida por Tomm Moore (Irlanda): Con la desaparición de su madre y la tristeza que sufre su padre (Brendan Gleeson), Ben (David Rawle) y Saoirse (Fionnula Flanagan) van a vivir con su abuela a la ciudad. Desde el primer momento los niños quieren volver a su casa en la isla, pero el viaje está lleno de complicaciones. Saoirse resulta ser la última “Niña foca” y tanto los duendes como la bruja quieren hacerse con ella.
Resulta muy curiosa la forma de unir varias leyendas celtas, propias de Irlanda, con aspecto de película de animación japonesa. Por eso se ha llevado varios premios y nominaciones. Quizás está película debería estar en la misma sección que la anterior, es un cuento de hadas para niños, demasiado bonito, demasiado cursi.


Goodnight mommy dirigida por Severin Fiala y Veronika Franz (Austria): Dos hermanos gemelos (Elias y Lukas Schwarz) esperan el regreso de su madre (Susane Wuest), que acaba de someterse a una operación de cirugía estética. La madre ha cambiado mucho, parece confusa, distante y obsesiva, lo que hace que los gemelos se pregunten si realmente es su madre.
La película tiene cosas muy buenas y otras muy malas. Los gemelos y el terror son una de las mejores combinaciones. La historia de los niños que investigan qué ocurre con su madre es magnífica, tendría que haberse quedado en una historia sencilla. Pero no, el guión gira varias veces sobre sí mismo, ¿es una historia de una madre loca? ¿de una gemela malvada? ¿están todos locos? ¿hay fantasmas? ¿por qué hay tanta canción absurda?
En palabras de Leticia, “es una mezcla de Funny games, el universo Cronenberg y Canino”.


Sangre de unicornio, corto dirigido por Alberto Vázquez (España): Dos ositos amorosos salen a cazar unicornios, pues tienen una carne muy suave y su sangre les mantiene bellos.
En realidad los osos no son tan amorosos, uno por su aspecto y otro por su personalidad. El ambiente idílico con estos personajes y los unicornios es una alegoría de la sociedad desestructurada que nos rodea.


Spring dirigida por Justin Benson y Aaron Morhead (Estados Unidos): Evan (Lou Taylor Pucci), un joven cocinero estadounidense, viaja a Italia, donde conoce a Louise (Nadia Hilker), una científica. Se enamora de ella a primera vista, pero Louise oculta un terrible secreto sobrenatural que se interpone en su relación.
Tardamos media película en descubrir que es una película de género, parece una comedia romántica cualquiera. Según avanza la historia entendemos por qué ha sido tan lento y el ritmo va acelerándose hasta el final. El director utiliza los movimientos de cámara para despistar, hay momentos en los que se olvida de Louise y sigue a Evan mientras seguimos escuchándola y parece lo que no es.
El tema de la juventud eterna, la metamorfosis y los monstruos tratado de una forma científica, sin necesidad de que existan seres sobrenaturales y dioses (como en la vida real) es algo novedoso y, en mi opinión, muy acertado.


365, corto dirigido por Greg y Myles McLeod (Reino Unido): Resumen de lo vivido durante un año. Cada segundo corresponde a un día.
Algunas de las imágenes están muy claras (la navidad, los espermatozoides, ruptura amorosa, rotura de cadera, etc), pero otras son demasiado abstractas para intentar siquiera averiguar qué significan, sin embargo todas tienen sentido dentro de este sinsentido que es el cortometraje.


Cub dirigida por Jonas Govaerts (Bélgica): Un grupo de Boy Scouts va de acampada al interior del bosque, donde Sam (Maurice Luijten), descubre un niño salvaje. Sam siempre ha sido el miembro peor tratado, por lo que, cuando intenta advertir al grupo nadie le cree y se burlan. El niño salvaje es el cómplice de un psicópata que acabará con todo el campamento.
Ganó el premio al mejor director en Sitges. Sin embargo, la película no explota todo su potencial: los niños, a excepción de Sam y el salvaje, casi no hacen nada; no se le saca partido a que sean Boy Scout, podría ser cualquier otro grupo de niños con el mismo resultado; las motivaciones de Sam, ser un niño maltratados por todos, no está bien expuesto, por lo que se nos muestra no parece que lo pase tan mal; las muertes ocurren en fuera de campo, y si están en cuadro le falta verosimilitud. Entiendo que es una película con poco presupuesto (por croudfunding), pero si atropellas a 10 niños tiene que salir sangre, volar miembros, qué menos que unas vísceras esparcidas por los árboles.


Crazy Bitches dirigida por Jane Clark (Estados unidos): Un grupo de amigas (y un amigo gay) de mediana edad van a pasar un fin de semana en una casa rural con leyenda macabra. Lo que parecía una reunión de amigos con mucha diversión se convierte en una pesadilla cuando empiezan a morir una a una.

Es una película escrita, dirigida y protagonizada por mujeres, algo que es difícil de ver en el cine. El hecho de que sea una mujer la que esté al cargo puede ser la razón por la que no salen tetas las mujeres rondan los cuarenta y tienen su vida encaminada, en lugar de las las jóvenes tontas a las que estamos acostumbrados. Todas tienen algo que esconder, un trauma, una desilusión, su sexualidad, una infidelidad, etc. y que, cuando se descubre, es el desencadenante de una pelea. Muy amigas, pero si hace falta se matan.



Share:

Muestra Syfy 2015 - Día 2

Muestra Syfy 2015 - Día 2


El segundo día ha comenzado con poco ambiente. La primera sesión estaba medio vacía, la sala ha ido llenándose a cada película, hasta llegar a Lo que hacemos en las sombras, en la que el aforo estaba completo (de hecho se agotaron las entradas muy pronto).


Leticia Dolera ha subido al escenario preocupada por una queja que le ha llegado a través de Twitter. Por lo visto alguien ha dicho que ya estamos hartos de las referencias a Canino y que deberían abolirse, pero se ha hecho una votación y la mayoría (todos menos 5 manitas aguafiestas) ha defendido que son necesarias para una buena Muestra.



La pareja que inauguró el Festival del amor ha subido con la presentadora para saldar su parte del trato. Con el beso de hoy consiguieron la entrada para Lo que hacemos en las sombras, si quieren volver juntos mañana tendrán que repetir el espectáculo. Leticia también se ha besado con alguien, pero no ha sido con su marido (Paco Plaza), sino con un fan que ha gritado “Rec 3 es la mejor de las cuatro”. Aunque no estoy de acuerdo (como expliqué en http://www.elaltramuz.com/2014/12/un-repaso-por-la-saga-rec.html), es la que más veces vi en el cine, por algo será.



El productor de Safari (Gerardo Herrero), corto nominado a los Goya y que ya pudimos ver en el MadTerrorFest 2014., ha subido a presentarlo y, de paso, a promocionar su próxima película, que espera conseguir realizar con la ayuda de la productora Apache (28 semanas después, Faraday, Open Windows), fundada por Enrique López Lavigne y Belén Atienza.


Al igual que en la CutreconPaco Fox ha subido para hablar de CineBasura: la película y a pedir financiación a través de crowdfunding. Se trata de una película de serie B muy cutre, pero con un gran guión lleno de monstruos. Para más información visitad: http://www.verkami.com/projects/11044-cinebasura-la-pelicula.


Housebound dirigida por Gerard Johnstone (Nueva Zelanda): Kylie (Morgana O'Reilly) es una adolescente delincuente y maleducada, digna de participar en Hermano mayor, que debe cumplir una sentencia de arresto domiciliario. Con la vuelta a casa de la joven empiezan a ocurrir sucesos extraños, puertas que se abren solas, subidas de tensión, golpes en habitaciones vacías, etc. Su agente de la condicional, aficionado a la parapsicología, le ayudará en la investigación.
La película gira sobre sí misma varias veces, cambiando incluso de género. La historia de fantasmas y casa encantada con un pasado trágico oculta una verdad más sorprendente. Por destacar algo, nos quedamos con la expresividad de la actriz principal, Morgana O'Reilly, cuyo personaje es muy poco hablador.


Tokyo Tribe dirigida por Sion Sono (Japón): musical de Hip Hop en el que las bandas más peligrosas de Tokio luchan por ver quién es el rey de la ciudad. Está basada en un manga de Santa Inouce.
La versión original dura cuatro horas, el tiempo que dura esa guerra en la película, pero para poder exhibirla en los cines europeos, se ha cortado a dos horas. Es una película con muchas referencias al cine (sobre todo asiático) y muy muy loca, tanto como su director, cuya historia nos ha contado Leticia queda entre ella y los allí presentes.


Burying the Ex dirigida por Joe Dante (Estados Unidos): Max (Anton Yelchin) se ha cansado de la relación agobiante que tiene con su novia Evelyn (Ashley Greene) y decide romper con ella, con tan mala (o no) suerte que muere atropellada minutos antes de la ruptura. Cuando Max ha asumido la repentina muerte y empieza a rehacer su vida con Olivia (Alexandra Daddario), Evelyn vuelve de entre los muertos para pasar el resto de su (no) vida con él.
La película en lo superficial es una comedia romántica, pero en lo profundo es un homenaje a las películas clásicas de terror como las que vemos en la televisión de la tienda de Max. La figura demoníaca que llega de forma misteriosa y trae una maldición al portador nos recuerda a algún capítulo de esa maravillosa serie que es Maestros del terror. Por si fuera poco, también cuenta con la participación de uno de sus actores fetiche, Dick Miller, interpretando a un escéptico policía.


Lo que hacemos en las sombras dirigida por Taika Waititi y Jemaine Clement (Nueva Zelanda): Cuatro compañeros de piso, que además son vampiros, Viago (Taika Waititi), Deacon (Jonathan Brug), Vladislav (Jemaine Clement) y Petyr (Ben Fransham) son los protagonistas de un reality de televisión en el que van contando su día a día.
Parece una película sencilla, con poco presupuesto y sin pretensiones. Utilizando a estos personajes se nos muestra todos los tópicos y leyendas diferentes que existen de los seres sobrenaturales: el vampiro del castillo tenebroso tipo Nosferatu, el nazi, los trucos de mentalismo, los ataúdes, los murciélagos, el no reflejo en los espejos, la muerte por insolación, la plata, los cazavampiros, la rivalidad con el hombre lobo, etc. Todo está perfectamente confeccionado para crear una comedia que nos deja con ganas de más, quizás una serie de televisión. Ahí lo dejo.


Hunger of the dead (Hunger Z) dirigida por Naoto Tsukiashi (Japón): En un mundo invadido por los zombies, con casi todos los humanos muertos, un visionario ha creado una granja de humanos para alimentar a los zombies. Los humanos pueden bañarse, comer y pedir cualquier cosa a cambio de procrear.
Hay películas que de lo malas que son se da la vuelta y llegan a ser buenas. Este no es el caso, esta de lo mala que es es horrible (por supuesto sin superar a Oz, un mundo de fantasía). La fotografía es pésima, el maquillaje más falso imposible, los mismos zombies a veces son de los lentos y torpes y otras de los rápidos y fuertes. Sin embargo, la idea de una granja de humanos es muy original, a partir de ella podría haber surgido una película chula, incluso de serie B. Lo único que hemos visto han sido primeros planos de gente comiendo con la boca abierta, tanto zombies como vivos, y planos de muñecas. Eso sí, a la luna llena le ha salido un competidor duro, las muñecas de porcelana que no pintan nada allí. Se lo tendremos que contar a Leticia, que se ha escaqueado de la última sesión.


P.D.: Señores organizadores de la Muestra Syfy, muchas gracias por quitarnos los altavoces del escenario, así hemos evitado tener que tirar de nuestro perfecto japonés.
Share: