Crítica

Las opiniones más controvertidas sobre lo mejor y peor del cine.

Actualidad

Todas las novedades en cine y series.

Series

Gran variedad de contenidos en todo tipo de series.

Podcast

Si te perdiste los programas de Expediente Altramuz en directo desde Radio Carcoma, ahora los podrás disfrutar en formato podcast.

Archivo

El cajón de lo ya comentado en series y películas.

Telebasura

La sección con toda la mugre televisiva.

Telebasura: Programas de subastas.

Telebasura: Programas de subastas


Hace ya muchos años que la TDT se ha integrado a la perfección en nuestros hogares. Canales de alta definición (HD mediocre, con películas claramente re-escaladas), y muchos canales que están ahí porque tiene que haber de todo. Algunos perturban la condición humana como por ejemplo Nova, 13TV, entre otras. Pero hay algunos que enganchan por sus contenidos, como es el ejemplo de Discovery Max y la actualmente eliminada Xplora. España volvió a estar dividida en dos como en 1936: los de Discovery y los de Xplora. Yo soy más de Discovery. Aunque las dos poseían una parrilla muy similar en cuanto a este tipo de programas se refiere, que es precisamente de lo que vamos a hablar hoy, bueno, hablo yo, vosotros podéis leerlo y estar de acuerdo, o freirme a insultos después. Ambas molan.


Como os decía, a lo largo del día hay que rellenar las horas con programación non stop, y no todos los contenidos iban a ser de una gran calidad, como en casi todo. Después de documentales sobre: supervivencia en pareja, con amigos, en solitario... Programas de coches, de guerra, del universo y de todo tipo de curiosidades, hay un pequeño espacio dedicado a los conocidos "Cazasubastas", un oficio muy extendido por EEUU según parece. Y ésto comenzó con uno o dos, como mucho, luego empezaron a salir más y más. Algunos se aguantan, otros directamente te dan ganas de lanzar el mando contra el televisor en un acto de rabia, locura e incluso demencia.


Hace tiempo que con el habitual zapping de la hora de la siesta me topaba con "Auction Hunters" (Cazasubastas en España). No sé qué diablos tendrá esta basura, pero que según comienza no puedes evitar permanecer mirando la pantalla con cara de bobo hasta que finalmente termina. No es divertido, ni creible, pero saben como manejar la intriga y el morbo de qué se encontrarán dentro de esos trasteros. Los protagonistas son un gilipollas que va de guaperas, y un gordo con camisas XXXXXL, gafas de sol o ahumadas, y con tatuajes por todo el cuerpo, calva incluida. Estos tíos se dedican a recorrer la geografía estadounidense con su furgoneta en busca de los codiciados trasteros. Durante las pujas se encuentran a enemigos que intentan quitárselos. Pero tienen estrategias, como engordar las pujas en almacenes de mierda para que los otros se arruinen al comprarlo. El caso es que dentro de este submundo siempre compran alguno que mola a simple vista y otros que... digamos que es una corazonada. Pero da igual la mierda que comprasen, siempre había un huevo de beneficios; nunca palman pasta, vamos. ¡Menuda suerte! Igual me dedico a esto.


Luego existe otra cosa, otro programa de este corte, pero uno que me pone especialmente de mala hostia, éste se llama "Pareja a la puja". No tengo ni idea de cómo es el título original, pero la verdad es que me importa una mierda. Los personajes más odiosos y repugnantes que podáis imaginaros están aquí, con permiso de "Perdido, vendido", pero eso vendrá después. Creo que en pareja a la puja, como su propio nombre indica, los protagonistas es una pareja típica americana. Supongo que en una película sobre subastas, esta gente serían "los buenos", mientras que el resto de pobres... ¿cómo se llamaría a la gente que vive de esto? Es igual, el resto de gente, serían los malos. ¿Por qué? Porque sí, y ya está, ¡esto es USA!

El matrimonio, siguiendo el formato típico, mujer con gorras de rapera con cuarenta años, y el marido, un chulo de mierda con gafas de sol incluso cuando está nublado y con la cara picada de haber pasado por un fuerte acné. Suelen estar siempre a bronca con el resto de gente, él no se fía de las decisiones de ella, aunque siempre tiene razón la mujer, como suele ocurrir. Pero si hay algo especialmente odioso es el maldito buenrrollista del subastador: un calvo que gesticula demasiado, y que tiene un siniestro parecido con las Tortujas Ninja. Éste empatiza con los compradores, y se encarga de dar por culo cuando compran un lote con el que van a perder dinero.

Otra cosa que tampoco aguanto, ya que denota una falta de credibilidad en el programa es el momento de vender los artículos que han conseguido. Acuden a las tiendas especializadas, casi siempre con pocos ánimos de conseguir mucho dinero y así recuperar sus inversiones. El experto examina el producto, y comienza esta conversación:

-¿Bueno qué, tiene algún valor?

-¡Chicos, creo que tenéis entre manos una reliquia!

-¿Cuánto crees que puede costar?

- Pues yo calculo que, entre 2.000 o 2.500 dólares.

Pero vamos a ver. No entiendo nada. Eres un tío que entiende, y tienes una tienda, ¿y te vas a poner a soltar su valor real como un buen y honrado ciudadano? ¿Pero quien se cree eso? O es que debemos suponer que todo el mundo es así, o que sencillamente es mentira. Me gustaría ver a esa gente en un anticuario de por aquí.

-¿Bueno qué, tiene algún valor?

-Lo siento, esto no vale para nada. Os doy 10€ y os ahorro el viaje al contenedor.

Luego lo venderá por 1.000€. Es así, y lo sabéis.

Por cierto, en uno de los capítulos al abrir uno de los trasteros, explotó de manera brutal. Decían que hay gente que suele poner explosivos en ellos por si alguien quiere entrar a robar. Me hubiese gustado ver al maldito calvo volar por los aires y que se le borrase esa sonrisita, pero no pudo ser. Supongo que la explosión estaba demasiado preparada también.



Otra caspa que abunda también en Discovery Max es "Perdido, Vendido" (Baggage Battles). En esta ocasión suelen ser objetos que se pierden en aduanas o similares. No sabía que esas cosas también se subastasen. ¿Alguna vez os han perdido una maleta en el avión? Pues ya sabéis dónde pueden estar vuestras cosas, en casa de algún yuppie. Pero no os fiéis del aspecto de los protagonistas, ya que es mucho peor de lo que te puedes imaginar.

Un inciso: En todos, en absolutamente todos estos programas, el doblaje es especial. Y es que lejos de la tónica habitual en este tipo de... ¿documentales de telerealidad? Se suele mantener un nivel mínimo al doblar, pero es que parece que ésto se lo toman a coña, y la verdad es que no es para menos. Esas voces irritantes, sobreactuadas. Si os queréis partir la caja, os invito a que os fuméis uno de los programas y escuchéis al personaje del bigote y gomina.

La pareja que observáis, son los típicos que deben de llevar toda la vida viviendo de esto. Ambos son aparentemente adorables, y bueno, se les puede tragar. El de la gorra es un gilipollas sin más, y el otro que os decía antes... la vedad, no sabría cómo definirlo.

Poco puedo añadir de este programa, ya que no he visto más de tres o cuatro episodios, y creo que entre cabezadas, porque os juro que tenía menos interés que una pared en blanco, o cualquier emisión de Telecinco. Es una mierda.

¿Creéis que ésto es todo? Ni mucho menos. Hay muchos más, pero os dejaré que vosotros mismos lo descubráis. Son sólo unas muestras del horror que vais a sufrir si decidís tragaros semejante basura, de las cuales si tengo que salvar alguna, que sea Cazasubastas. Al menos de vez en cuando salen destruyendo cosas, y haciendo cosas peligrosas y violentas, en las cuales siempre está ese morbo de que alguno de los protagonistas resulten gravemente heridos. Sé que es lo que os gustaría, pero no seáis morbosos, no creo que ocurra nunca.

2 comentarios:

  1. os juro que tenía menos interés que una pared en blanco, o cualquier emisión de Telecinco. Es una mierda.

    Jajajaj

    Que razón tienes.

    Y que me dices de los supervivientes y demás paridas
    ¡Dios.

    ResponderEliminar
  2. Al que ha escrito esto había que presentarle a Lucille.

    ResponderEliminar

¡Escribe tu comentario altramucero!