Telefriki: ¡Ahora Caigo!

Telefriki: ¡Ahora Caigo!


La verdad es que ya hace bastante tiempo que quería comentar el programa presentado por Arturo Valls. Y no es que sea malo o aburrido; hay algunos muchísimo peores, pero tampoco es normal. Por eso no entra en la categoría Telebasura, sino que ha ido a esta sección, la que creo que le viene más al pelo.
El formato está basado en el original Lauf Al Hamilion de la cadena Arutz 10 israelí. Consiste en contestar a las preguntas que se van haciendo, completando las letras que faltan en el panel con algunas que ya están colocadas. Resulta simple, y es que lo es. Todo tiene un sentido, una normas simples y puede participar toda la familia, pero hasta aquí lo normal, porque en un momento comenzará el espectáculo más dantesco que vuestros ojos han podido contemplar .

El show de la caspa, podría ser una definición al espectáculo que se vive cada día en el plató. Los concursantes podrían ser perfectamente aquel tipo de gente que te puedes encontrar en el Metro, en especial los que empiezan a aparecer al caer la noche. El concursante principal se mantiene en la zona central, mientras que los contrincantes lo rodean y él tiene que ir eligiendo contra quien quiere jugar. Pero después de haber hecho el auténtico gilipollas éste, y contar algún chiste malo, toca conocer al resto de los frikis.


Una vez seleccionado el personaje que va a concursar, entra en una especie de posesión que les lleva a realizar actos del todo absurdos, así como mostrar todas sus habilidades como les es posible durante su minuto de gloria. Hay quien tiene su gracia, e incluso quien hace alguna cosa interesante, pero lo triste es que la mayoría de la veces son cosas que te hacen sentir muchísima vergüenza ajena. Desde poesías en directo, bailes breakdance, exhibiciónes de canto o cualquier cosa que normalmente harías en la soledad de tu casa, o en algún lugar donde nadie pueda verte. Todos conocemos aquella sensación de cantar como Plácido Domingo en la ducha, aunque al escucharte grabado te das cuenta de la cruda realidad. Imagino que pensarán eso al verse en la televisión.

Arturo también hace de las suyas, y nos demuestra que se ha vuelto un experto manejando a este tipo de gente. Mola cuando se ríe de ellos y éstos simplemente pueden sonreír de forma irónica y joderse porque no les queda otra. Vale, reconozco que me gusta ver como son humillados en ocasiones. Y por si todo esto fuera poco para que en el barrio les inflen a collejas sus amigos, cuando palman los lanzan por una trampilla de manera siniestra. Soy consciente de que manejo muchas veces el humor negro, pero sueño con el día de ver como ocurre un imprevisto y alguien muere al caer por el agujero, o se dejase los dientes en el bordillo dejando un rastro de sangre hasta abajo, igual así se dan cuenta de que es peligroso. Además, seguro que se lo pensarían antes de ir a concursar y sobre todo hacer el gilipollas con sus bailecitos y estupideces.


El público es más variado que en los programas de Juan y Medio en Canal Sur. Pero no tanto. Las viejas que se ríen como si les fuera la vida en ello también están. No sé si en el resto de países del mundo predomina este tipo de personas en todos los programas televisivos, pero si alguien lo sabe por favor, que me lo diga; necesito saber si estamos solos en el universo. Por cierto, ¿qué tiene Juan y Medio que les pone tan cachondas a las viejas? No entiendo ese fenómeno fan con el tipo del bigote.

¡Ahora Caigo! no pertenece a la mala televisión, al menos en mi humilde opinión, pero hay cosas que quería mencionar como las anteriores. En cambio ¡Boom! sí que me parece una puta mierda, al igual que me lo parecía "Lo sabe, no lo sabe", aquel al que estaba enganchado media España y no entendía dónde estaba la diversión. No tiene que ver con que me caiga mal Juanra Bonet, que a decir verdad me parece buen tipo, pero ha dado la casualidad. En el último intento por salvar Caiga Quien Caiga no lo hizo mal, aunque El Gran Wyoming y su equipo dejó el listón muy alto, imposible de superar. Por cierto, Arturo Valls también estuvo allí.

Como reflexión final sólo quiero hacer un llamamiento a los frikis (que no freaks) de España: por favor, vuestras habilidades que intentáis demostrar en ¡Ahora Caigo! no son habilidades. Si sirvieran para algo, cobraríais por utlizarlas, así que por favor, dejad de hacer el gilipollas en la televisión.

¡No olvides dejar un comentario con tu opinión!
Share:

1 comentario:

  1. A mi también me gustaría que ocurriese algo cuando caen los concursantes por la trampilla jajajaja

    ResponderEliminar

¡Escribe tu comentario altramucero!