Crítica

Las opiniones más controvertidas sobre lo mejor y peor del cine.

Actualidad

Todas las novedades en cine y series.

Series

Gran variedad de contenidos en todo tipo de series.

Podcast

Si te perdiste los programas de Expediente Altramuz en directo desde Radio Carcoma, ahora los podrás disfrutar en formato podcast.

Archivo

El cajón de lo ya comentado en series y películas.

Telebasura

La sección con toda la mugre televisiva.

Extinction

Extinction


Extinction llegó a los cines el 14 de agosto y en su primer fin de semana recaudó mucho más de lo esperado. Actualmente sigue estando en el top 10 de películas más vistas en salas, con una recaudación de más de 1.500.000 euros.


Nueve años después de que una extraña enfermedad convirtiera a la mayor parte de los humanos en criaturas violentas, descerebradas y peligrosas, Patrick (Matthew Fox), Jack (Jeffrey Donovan) y su hija Lu (Quinn McColgan) sobreviven en Harmony, un tranquilo pueblo alejado de todo. Parece el lugar idóneo, ya que siempre está cubierto de nieve y los infectados no aguantarían esas temperaturas. Sin embargo, las criaturas están de vuelta y han evolucionado, por lo que Patrick y Jack deberán dejar de lado el profundo odio que les separa desde hace años y unir fuerzas para proteger lo que más quieren.


Extinction está basada en un libro de Juan de Dios Garduño, Y pese a todo. El director, Miguel Ángel Vivas (Reflejos, Secuestrados), dijo que la novela es el punto de partida de la película, intenta mantener la esencia emotiva, pero no ponen el énfasis en los mismos aspectos, incluyendo una fábula sobre la paternidad que no tiene la novela.


Ha habido un problema (premeditado y consciente) de posicionamiento desde el trailer, que aparenta ser lo que no es. No es una película de zombies descerebrados a los que hay que matar para sobrevivir, es una película de monstruos tranquila, donde lo importante es la relación que hay entre los tres protagonistas.
Hay una diferencia enorme entre la secuencia prólogo y el resto de la película. La primera secuencia es el inicio típico de una película de zombies, acción, sangre, contagios, movimiento de cámara, etc. Todo elementos que no volvemos a ver. El hecho de que no sea una película de zombies al uso, no significa que no guste a los fans del género, sino que seguramente también guste a aquellos que normalmente no acude a ver películas de monstruos.
La película crea un ambiente post-apocalíptico enorme, la Tierra está despoblada por culpa de esa infección, y, sin embargo, la historia sucede entre dos casas de un pequeño pueblo. En contraposición con otras películas post-apocalípticas, los escenarios de ésta son preciosos, cubiertos de nieve en lugar de residuos radiactivos, cenizas o polvo.


En los momentos de gran espectación prefiere recurrir al silencio en lugar de a la música de tensión. El sonido de la respiración y los pasos es mucho más eficaz que una melodía, consigue que se empatice con el personaje, que la sala de cine entera deje de hacer ruido por un momento.


El otro gran reclamo para atraer a tanta gente sin que sepa qué va a ver, es el reparto, si Matthew Fox (Jack de la maravillosa Perdidos) aparece en una película española, la gente corre a la sala. Y, aunque el personaje de Clara Lago, que no tiene ni nombre, aparezca sólo al final de la película, hay que contar que está ahí (incluso si fastidia la sorpresa final).
Además, por motivos de producción se cambió el título, que iba a ser Welcome to Harmony (y seguirá siendo así para los que hemos seguido el proceso de producción de cerca).


Lo mejor de la película es el uso de disfraces y maquillaje para crear los monstruos en lugar de recurrir a los efectos digitales, sobre todo en esta época en la que lo virtual parece mejor que lo real. Sólo tuvieron que recurrir a los efectos digitales en una escena por un problema que hubo en rodaje.


Lo peor es el movimiento constante de la cámara en la primera secuencia, se mueve incluso cuando no hay nadie hablando y el autobús está quieto. Hay películas en las que tiene una justificación narrativa, pero no es el caso. Si sólo se meneara en las escenas de lucha podría ser para evitar que se vea el maquillaje, para provocar más estrés, para desconcertar, etc., pero en el autobús quieto no tiene ningún sentido. No me cansaré de quejarme de esto, marea muchísimo y se puede solucionar con pocos medios.
En general la película funciona bien, incluso sin flash backs funcionaría, dejando el origen del odio entre los personajes en los diálogos o, directamente, en el aire. De momento, voy a leerme Y pese a todo para conocer la historia original e imagino que no soy la única que se queda con ganas de más.




0 comentarios:

Publicar un comentario

¡Escribe tu comentario altramucero!