La gran apuesta por David Rodríguez

La gran apuesta por David Rodríguez




La economía está a punto de colapsarse, y todos lo niegan, desde los bancos, hasta los medios de comunicación. Unos pocos hombres que no creen en el sistema de Wall Street serán los que arriesguen en una "Gran apuesta". Pero nunca nada es lo que parece.
Share:

Presentación CutreCon V

Presentación CutreCon V


El día 20 de enero de 2016 se hizo oficial la presentación de la quinta edición del festival de cine cutre de Madrid organizada por los amigos de la web Cinecutre.com.

Los que no sigáis desde hace tiempo seréis conocedores de nuestra debilidad por este tipo de cine, el cual hemos degustado tantas veces en la intimidad de nuestras casas. Pero si algo tiene de especial este evento, es la libertad y la desnudez de los prejuicios, ya que todo el mundo va a pasarlo estupendamente con las películas más cutres, no sólo estrenadas en cines, sino que la mayoría no había posibilidad de poder verlas en pantalla grande hasta este festival.

A continuación os dejamos el vídeo de la presentación del spot que podremos ver durante la CutreCon V.






Por motivos técnicos, no hemos podido subir el vídeo con el resto de la presentación, en el cual, Carlos Palencia nos contaba, acompañado de los cómicos que acompañarán, las películas más destacadas, así como los artistas extranjeros invitados que completarán la velada. Pero a la mayor brevedad posible os lo adjuntaremos.

Para más información podéis consultar la página web oficial: cutrecon.com. Allí os comentan cómo conseguir las entradas, y os resolverán todas las dudas que tengáis.

Nos vemos el día 28, y os informaremos de todo lo que ocurra, sobre todo para los que no podáis venir.
Share:

Youth y la belleza de lo brutal


  Youth y la belleza de lo brutal.

"Sin que nosotros podamos impedirlo, el velo que recubre ese espectáculo llamado vida se desgarra en miríadas de copos ilusorios y, de todo cuanto se desarrollaba ante nuestros ojos, no quedan ya ni tan siquiera las sombras de una quimérica realidad." 

Emile Cioran.



La noticia de una nueva película del director italiano Paolo Sorrentino se ha convertido para mí en todo un acontecimiento. Considero que a día de hoy aunque las opiniones sobre sus películas puedan ser muy variadas, el talento de Sorrentino es incuestionable. Él ha sido el creador de la que probablemente es para mí la obra maestra más importante de los últimos 10 años, La gran belleza, y aunque su cinematografía puede resultar irregular con películas como Un lugar donde quedarse, su mano ha firmado las excelentes; Las consecuencias del amor o Il divo

En Youth, su título e inglés, y La Juventud en castellano, Sorrentino vuelve a emocionar y ha crear una película brillante en todos los sentidos. Su estilo visual es inconfundible y actualmente atesora junto con directores como Martin Scorsese, Paul Thomas Anderson, Nuri Bilge Ceylan o David Fincher, un lenguaje, una narrativa y una estética fascinante repleta de imágenes y sonidos de un mundo apasionante.

En Youth, Sorrentino vuelve a presentarnos un retrato descarnado de personajes decadentes que forman parte de un circo existencial. No obstante, como ocurre en sus anteriores películas, el relato de fondo es emotivo y vibrante. Sus películas hablan sobre el transcurso del tiempo, el instante fugaz, la belleza, o de la lucha por la existencia en nuestro mundo hostil y desencantado. 

Esta vez el argumento se desarrolla en un hotel y balneario de los Alpes suizos.
En este precioso lugar digno de la novela maestra del escritor alemán Thomas Mann, La montaña mágica, y la fauna salida del cine del maestro italiano Federico Fellini, se respira la decadencia, la frustración y el desamparo de personajes sumidos en una tranquila desesperación. 

Allí conviven un monje budista, un personaje que homenajea al gran dios del fútbol, Diego Armando Maradona en un estado verdaderamente lamentable, una Miss Universo aparentemente culta e inteligente, un matrimonio de ancianos que vive en el más absoluto silencio, y un reflexivo actor, encasillado por su papel interpretando a un famoso robot.

La cinta cuenta con actores de primera línea que acompañan a la pareja protagonista, como el magnífico y versátil Paul Dano (Prisioneros, Pequeña miss sunshine, Pozos de ambición) o una de las mujeres de las cuales es difícil no enamorarse en una pantalla, la increíble Rachel Weisz (El jardinero fiel, My Blueberry nights, The Deep Blue Sea .

 Los dos protagonistas principales, un compositor de música clásica retirado y un director de cine en el ocaso de su vida y de su carrera, están interpretados magistralmente por Michael Caine y Harvey Keitel respectivamente.
Especialmente tengo que destacar la actuación de Michael Caine, en un papel antológico y a la altura de películas memorables como Las normas de la casa de la sidra, Hannah y sus hermanas, El hombre que pudo reinar o La huella. 

Caine interpreta a un personaje con el que me resulta inevitable hacer una comparación.
Este director de orquesta hastiado de la vida, del tiempo y del pasado, resignado a atrapar “los escasos e inconstantes destellos de belleza, y también la sordidez desgraciada y el hombre miserable” que describía en La gran belleza el majestuoso Toni Servillo, guarda poderosas similitudes con Robert Walser.  


Walser fue un imprescindible escritor suizo que tanto influyó en Franz Kafka o Robert Musil, y que estuvo recluido al final de su vida (al parecer voluntariamente, según cuenta Carl Seelig en el espléndido “Paseos con Robert Walser”) en el sanatorio psiquiátrico de Herisau, donde un 25 de diciembre de 1956 tras desaparecer en uno de sus rutinarios paseos, le encontraron muerto sobre la nieve de los Alpes. Tanto el personaje que interpreta Caine como Walser, me remiten a la figura del flaneur, el paseante que medita en el camino mientras analiza un entorno que desprende impresiones poéticas e irónicas de un mundo tan bello como ruinoso, desmenuzando una realidad compleja llena de recuerdos y ensoñaciones.

Por otra parte, la película está muy bien acompañada por la banda sonora y el guión resulta delicioso. La sucesión de comentarios y reflexiones de los personajes resultan antológicas y dignas de ser escuchadas y oídas nuevamente, además invitan a una nueva revisión de la película. "La ligereza es una forma de perversión".

Los fantasmas del pasado se reproducen en una cinta que habla del precipicio que provoca la vejez y las dudas sobre la forma en que cada uno ha vivido su vida.
El asalto de los recuerdos idealizados o desfigurados por el desgaste del cerebro y del cuerpo. “Nada como estar en el túnel para sentir que estás en el túnel”.
 
Habla también de melodías simples pero hermosas que fueron compuestas en un pasado cuando aun se amaba, de una sociedad ridícula y enferma de sí misma que se retira a una degradación lenta y de espíritu barroco. Del sentido que aporta un mínimo instante de plenitud y belleza ante el vacío, así como del cansancio vital que se asume o no da opción, ya que siguiendo a Lampedusa y su Gatopardo, es la única forma de sobrevivir.

Share:

Transparent: soy quién soy

Transparent: soy quién soy


Es muy inusual, tremendamente inusual, encontrarse una serie como Transparent. Sabía de su existencia hacía tiempo pero no ha sido hasta estas Navidades cuando me he puesto a verla, episodio tras episodio, cada noche.

Desde el comienzo, con ese piano de cabecera, te deja con la boca abierta. Es una serie sorprendente, original, creativa y cómica. Pero también dramática. El maquillaje, las fiestas, el sexo, la tristeza son puntos en común que sostiene la serie.

Se necesita quizás haber visto antes “Girls” o “Looking” para ver que pocas series pueden compararse a ella. Sin embargo, es única.



Me gusta muchas cosas de esta serie pero es difícil expresarlo en palabras. En primer lugar, me gustan los personajes. Mi favorito es Ali, la hija menor de la familia que como oveja descarriada, no sabe qué hacer ni a dónde ir. Por otro lado tenemos la hermana mayor, Sarah, que es perfecta pero imperfecta al mismo tiempo y a Josie el hermano mediano que no sabe lo que quiere.

Al frente de la familia está Mort (que será Maura desde el principio) y que tiene que revelarle su secreto no tan secreto al resto de su familia. Su antigua mujer lo sabía aunque no es hasta que le ve caracterizado como Maura cuando se da cuenta. Otros sin embargo como Josie parece que la noticia le pillara de primeras.

El gran corazón de la serie es la narración dividida en cuatro: sabemos de los tres hijos y sabemos de Maura. En muchas ocasiones sus historias se juntan, en otras no tanto. Pero lo bueno es ver el relato desde muchas perspectivas puesto que hace partícipe al espectador de los secretos de cada personaje. Somos la persona que más sabe porque luego podemos observar las caras de sorpresas que ponen cada personaje al enterarse de los secretos que ya sabemos. Pero esto no la hace aburrida sino todo lo contrario, es una serie divertida y amena de ver. Cada temporada consta de diez episodios y de momento, solo se han hecho dos temporadas.

A partir de aquí comenzaré a hablar de la trama por lo que habrá spoilers. Si no has visto la serie, deberías de dejar leer ahora.

En cuanto a la historia decir que la serie tiende a dejar a Maura de lado. Vemos como la que parecía protagonista se escabulle en las esquinas de la casa de sus hijos, que se entierra en la cama y oye lo que sucede. Y eso a veces es triste. Pero también realista. Maura no quiere ser la protagonista a pesar de lo que sus mismos hijos pudieran pensar.

Cada uno tiene una forma de ver el mundo. Mientras que Ali tiende a ser más expresiva y abierta, su hermana mayor es todo lo contrario, siendo controladora y con tendencia a ser perfecta. La caída y los altos de cada uno se producen cíclicamente y nunca a la vez. 




Eso da entender de que cuando veamos a un personaje en todo lo alto, el otro estará en lo bajo. Nunca los tres hijos estarán en su mejor momento, puesto que de ello deriva el conflicto de la serie.

Tras verla dos veces seguidas (la primera y la segunda temporada) puedo observar una evolución en todos los personajes. Pero al mismo tiempo, tampoco salen de su zona de confort. Ali, se hace novia de su amiga de toda la vida, Sydney pero sin dejar de renunciar a su libertad que la caracteriza desde el comienzo de la serie.

Sarah emprende una locura al casarse con Tami (también una amiga de la universidad) y se divorcia de su marido pero sorprende a todos al derrumbarse en medio de la boda y a negarse a convivir con su recién estrenada mujer. Vuelve a casa para ya todo no es igual.




En cuanto a Josie, consigue deshacerse de la soledad de una mansión llena de vinilos e instrumentos musicales para poder compartir un proyecto de vida con una persona que acaba de conocer. Sin embargo, ambos no comparten la misma visión de las cosas y mientras que el aborto se produce, el anillo de boda se queda sostenido en la colcha de la cama. Su hijo, hasta entonces desconocido de él, fruto de su relación con su niñera en su adolescencia también se despide dejando con el rastro de la autocaravana, a un hombre solo y deshecho.

Hay dos escenas en especial que me han gustado gracias a la simbología tan sutil y mágica que tiene la serie. En primer lugar destacar la escena en la que una Sarah cotilla y celosa de la nueva mujer de su marido Glenn, decide rebuscar en la maleta de ésta. Encuentra una carísima paleta de maquillaje, que al cerrarla, se rompe y sale todos los colores.

De esto trata la serie, de la variedad. Y de ello también se ocupa la siguiente escena que me gusta y que extrae el mensaje principal. Se trata de cuando Maura ya resuelta con sus conflictos y orgullosa de quién es se va a una discoteca con su amiga Davinia y decide quedarse sentada mirando el resto de las personas. Desde las gogós de discoteca hasta las parejas que empienzan a besarse a pie de pista, ve un mundo que al mismo tiempo sí y no la corresponde.

Es un mundo vibrante que ha sabido recoger perfectamente la serie. Comencé el artículo diciendo que es inusual porque es algo inusual de ver. Pero eso no quiere decir que no exista, sino que no está a la vista de todos. Solo aquellos que abran la mente y sepan comprender y advertir esas diferencias podrán ver que en ese baile frente al espejo de Maura solo hay miedo e ilusión por darse la vuelta y comenzar una nueva vida. Una vida donde es quién es.

Share:

Fargo Segunda Temporada Review

Fargo Segunda Temporada Review


No ha pasado más que un año desde la última retransmisión de la primera temporada de Fargo, para poder ver su secuela aunque en un tiempo pasado. Nos situamos casi treinta años antes de la acción de la primera temporada y en un nuevo lugar. Se trata de Sioux Falls, una ciudad donde se producen una guerra entre familias (al más puro estilo “El Padrino") donde por un lado destaca la familia Gerhardt y por el otro, la “familia” (puesto que se trata de miembros activos de Fargo) de Kansas City. Entre medias se encuentra la justicia y la ley representada por el padre de Molly de la primera temporada. Esta nueva temporada que vuelve a contar con el guionista Noah Hawley lo que hace que la narración de los hechos sea muy similar a lo que vimos hace un año. No olvidemos que se trata de una revisión, en forma de serie, de la película homónima de los hermanos Coen. Adentrándonos en los hechos de la serie, nos falta por contar que ambas familias comienzan su conflicto tras el accidente de coche donde se ve involucrado el hijo menor de la familia Gerhardt donde una peluquera lugareña, Peggy, atropella al benjamín de la familia.

A partir de ahí, la acción se desarrolla a toda velocidad. A pesar de ser una temporada de diez episodios (ni tantos como una temporada estándar de Netflix de trece ni tan poco como una temporada de True Detective o Mad Men de ocho) el ritmo es trepidante y es imposible despegar los ojos de la pantalla. Me sorprende de nuevo la gran fotografía y el uso de luces y contrastes de la serie. Es común ver la diferencia de luces (o más bien resplandores) entre los carteles de neón de las oficinas, cafeterías y moteles y la oscuridad de la noche, del exterior. La música tiende a quedarse entorno a lo más escuchado en los setenta. Uno de los personajes, el líder de la familia de Kansas City, Mike Milligan suele estar siempre presentado con música disco de esa época. Los spoilers vendrán a continuación por lo que si no has terminado la serie, quizás debas de dejar de leer a partir de ahora. De nuevo nos vemos con una historia muy pasional. Es lo que tiene cuando sucede entre familias. Nos lo dice el sheriff si revisamos la primera temporada: “en Sioux Falls había cadáveres para llenar dos plantas”. Y sin embargo, nos quedamos con la duda de lo que ocurrió. Por suerte, Hawley sabe resolver esta incógnitas y muchas más. La bestia a la que se refiere también el padre de Molly se trata del indio Hanzee. Un auténtico criminal que no tiene amigos ni enemigos y que se sitúa en el corazón y el núcleo interno de la familia Gerhardrt. Éste se encarga de impartir su justicia personal hacia unos y otros en los últimos capítulos de la temporada.


Si continuamos con las incógnitas podemos destacar el protagonismo de los aliens dentro de esta temporada. No podemos decir que haya sido “incoherente” haber incluido a estos seres dentro de la serie, ya que, se representan desde el principio (son unos actores más en el momento del atropello) pero sí resulta sorprendente. Solo sabemos algo más de ellos a través de ese lenguaje a completar que realiza el suegro del sheriff y su participación activa en la escena del motel. Podemos deducir que esta inclusión alienígena puede ser una mención al “boom” sobre UFOs y extraterrestres de aquella época. En la segunda temporada de Fargo las muertes suceden casi episodio a episodio. Acaban muriendo primero benjamín de la familia para luego pasar al patriarca, a la sobrina, al tío y al padre del chico arrestado. Todo ocurre de forma rápida y sin apenas darnos tiempos para recuperarnos e incluso dejando algunas muertes sin resolver (no sabemos que la sobrina muere hasta que no nos dan un plano aéreo en el último episodio). Sin embargo, la única muerte que parecía inevitable, la de la madre de Molly ya que sabemos que en el futuro lleva muchos años muerta, no se produce. Y es una auténtica forma de cuidar al espectador. Todavía recuerdo el triste final de diversas mujeres de protagonistas que así, de repente, morían en el último episodio dejándonos con un mal gusto en general. Por eso, esa última escena, la de la cama donde sheriff y mujer miran al cielo y dicen aquello de: “Buenas noches señor Solverson” “Buenas noches señora Solverson. Y a todos los barcos del mar”
 
Me parece la mejor forma de finalizar una serie. Los finales abiertos nunca son malos, menos si la única y triste incógnita queda en el aire. Quizás no todas las incógnitas deben ser resueltas. Algunas es mejor que nos dejen con una sonrisa. Y Fargo lo ha conseguido.
Share: