Crítica

Las opiniones más controvertidas sobre lo mejor y peor del cine.

Actualidad

Todas las novedades en cine y series.

Series

Gran variedad de contenidos en todo tipo de series.

Podcast

Si te perdiste los programas de Expediente Altramuz en directo desde Radio Carcoma, ahora los podrás disfrutar en formato podcast.

Archivo

El cajón de lo ya comentado en series y películas.

Telebasura

La sección con toda la mugre televisiva.

El regalo

El regalo


Joel Hedgerton (Helion: el ángel caído, Warrior, Black Mass. Estrictamente criminal) entra con honores en el club de los actores que pasan al otro lado de la cámara como guionista y director con El regalo.


Simon (Jason Bateman) y Robyn (Rebecca Hall) son un joven matrimonio que se acaba de mudar al lugar en el que se crió Simon. Allí se encuentran con Gordo (Joel Hedgerton), un antiguo compañero de clase de Simon, que les empezará a dejar regalos en la puerta de casa hasta que un secreto de hace 20 años sale a la luz.


Con esta premisa todos esperamos un thriller más sobre un siniestro personaje que atemoriza a una feliz pareja, pero El regalo es mucho más profundo. Hace una crítica al “gran sueño americano” a la vez que describe la oscura realidad de una sociedad en la que muchos padres no saben educar a sus hijos y acaban creando monstruos. Como decía el doctor House, las personas nunca cambian, sólo mienten.


El personaje más amenazador también es el más amable, siempre con una sonrisa y disposición para ayudar en todo lo que haga falta. Pero no sólo el inquietante Gordo esconde algo, los tres protagonistas, muy diferentes y complementarios a la vez, tienen un pasado que no quieren que salga a la luz.


El espectador está guiado por el personaje de Rebecca Hall (Transcendence, Iron Man 3) magníficamente interpretado, estamos tan desconcertados como ella y descubrimos la realidad a la vez que ella lo hace. El regalo supone un gran juego para el espectador entre las personalidades ocultas y la ambigüedad que genera.

Casi toda la película transcurre dentro de la súper-casa nueva de Simon y Robyn, y no se hace nada pesado, no porque la casa sea preciosa (que también), sino por tener un guión sólido con varios giros imprevisibles (y otros no tanto) y las interpretaciones de los tres actores son sublimes.


La película se rodó en 25 días, dejando los últimos siete días para todas las escenas de Edgerton, que quería centrarse en su nuevo rol como director y no preocuparse por su personaje hasta el final. Durante esa semana, su hermano Nash Edgerton le asistió detrás de las cámaras.


En los últimos años estamos volviendo a un cine de género minimalista, con presupuestos ínfimos y mucho más terroríficos e intensos que el cine de las grandes salas. Con poco dinero (para ser EE.UU.), cuatro escenarios y con pocos actores es más importante aún tener un guión sólido y Joel Hedgerton lo ha conseguido sin duda.


0 comentarios:

Publicar un comentario

¡Escribe tu comentario altramucero!