Crítica

Las opiniones más controvertidas sobre lo mejor y peor del cine.

Actualidad

Todas las novedades en cine y series.

Series

Gran variedad de contenidos en todo tipo de series.

Podcast

Si te perdiste los programas de Expediente Altramuz en directo desde Radio Carcoma, ahora los podrás disfrutar en formato podcast.

Archivo

El cajón de lo ya comentado en series y películas.

Telebasura

La sección con toda la mugre televisiva.

Muestra Syfy 2017 – Día 3

Muestra Syfy 2017 – Día 3


El tercer día ha empezado fuerte con una película en stop motion (el mejor tipo de animación que existe) nominada a los Oscars, La vida de Calabacín (Claude Barras, Suiza-Francia), que trata de un niño huérfano que debe aprender a confiar en los demás, Calabacín. No puedo decir mucho más sin haberla visto, el despertador no sonó (igual debería haberlo encendido, apagado no parece funcionar bien).


Leticia Dolera ha contado varias veces que sólo había dormido tres horas, aunque en realidad fueron dos, porque había ido a una manifestación para explicarle al gobierno que hay refugiados muriéndose gracias a ellos. Ayer celebraron el cumpleaños de Nuria Gago, una de las mejores amigas de Leticia, por sorpresa. Tanta sorpresa que no era este viernes, sino el viernes 10 de marzo. 

Café en mano para engañar al sueño un poco.

La que sí ha cumplido años hoy ha sido Lucía Guijarro, que casualmente es amiga mía, y adoradora absoluta de Leticia, que la invitó a subir al escenario para que le cantásemos el cumpleaños feliz.



Hasta el último momento temí ganarme odio eterno por hacerle pasar vergüenza, pero me sigue hablando, así que va bien la cosa.

La chica que huyó anoche haciéndole una peineta a la presentadora, escribió para explicar lo que ella cree que pasó. Aún sabiendo que fue ella sola que no entiende el ambiente Syfy, Leticia se siente mal y se volvió a disculpar.


Continuando con la ronda de objetos perdidos, hoy hemos tenido un colgante de un escudo con una flor de lis en su interior, que recogió su dueña tras decir “canino”, y un intercambio de chaqueta del que no sabemos resultado.




The good neighbor
(Kasra Farahani, Estados Unidos)


Dos adolescentes, Ethan (Logan Miller) y Sean (Keir Gilchrist) le gastan una broma a su vecino Harold Grainey (James Caan) para hacerle creer que hay un espíritu viviendo en su casa. El experimento se les va de las manos y deben dar media vuelta.
Por la sinopsis podría parecer una película más de viejo loco contra adolescentes insensatos (que también nos molan), pero es algo muy diferente e inquietante. Al tener toda la casa vigilada con cámaras de seguridad y al llevar los chicos una cámara en mano siempre, también nos haría pensar que el metraje encontrado es el único recurso, pero no, también flash backs de Harold recordando, flash forwards de un juicio que nos indica que algo chungo ha pasado, y planos de seguimiento a los protagonistas.
La película está muy pegada al cine de terror, nos permite ver reacciones más naturales a “hechos paranormales” simulados, que para Harold son reales, y al mismo tiempo sentir inquietud.
En este caso, no han contratado a un actor de culto como James Caan para que salga un rato, atraiga a sus fans y matarlo a los 30 segundos. Tiene poco diálogo (es lo que tiene vivir solo), pero sus gestos lo dicen todo.
P.D: Quiero una lámpara de plátano tan preciosa como la de Ethan (si Leticia hubiera visto esa película, igual traía mandanga como el farolillo de La invitación).

I am not a serial killer
(Billy O'Brien, Irlanda-Reino Unido)


John Wayne (Max Records), que tiene personalidad sociopática y trabaja en una funeraria con su madre, está obsesionado con los asesinos en serie, porque no quiere convertirse en uno. De pronto, en su pueblo empiezan a producirse extraños asesinatos, que John investiga para aprender cómo funciona la mente de un psicópata de primera mano.
La película basada en la novela homónima de Dan Wells, la primera de una trilogía. No sé si se conseguirán llevar al cine las otras dos (al menos habrá que leer los libros para saber cómo continúa), aunque esperamos que todos los premios que se está llevando ayuden. Hace un análisis de lo que ocurre en la cabeza de un sociópata (seguramente más profundo en el libro) que nos ayuda a empatizar con ellos, cuando ellos no tienen esa capacidad.
I am not a serial killer cambia de género varias veces, empieza con un drama de adolescente marginado hasta que aparecen los extraños asesinatos, que torna a thriller, y el giro final que da sentido a todo aquello que no acababa de encajar (aquí el género podría ser spoiler).
Aquí tenemos otro caso de actor de culto, Christopher Lloyd, con un papel importante, no el típico cameo del famoso. Sí, hay guiño a Regreso al futuro.

Pet
(Carles Torrens, Estados Unidos-España)


Seth (Dominic Monaghan), empleado de una perrera, se enamora de Holly (Ksenia Solo), una camarera de un café, al instante, sin ser correspondido. La obsesión de Seth va demasiado lejos, pero las apariencias engañan.
Llevamos siguiendo la pista a esta película desde su rodaje en agosto de 2015 y por fin hemos podido disfrutar de ella en Madrid.
Pet es de esas películas que separan al público en dos bandos, amantes (obviamente estoy en este grupo) y odiadores, sin término medio. Tanto la realización como la banda sonora (con el guau-guau cantado a coro por la sala) como las interpretaciones de los actores son impecables, de eso no se puede quejar nadie. Los problemas se debían a algunas incoherencias del guión como accidentes mortales de necesidad que no parecen tan graves, pero ¿qué más da?, no es una película súper seria que quiera cambiar el panorama audiovisual. Y tiene arañas preciosas, que siempre vienen bien.
P.D: a las ratas tampoco se las mata, que son tan majas como los perros y mejores mascotas (por experiencia propia).

31
(Rob Zombie, Estados Unidos-Reino Unido)


En vísperas de Halloween, cinco personas son secuestradas y llevadas a Murder World, donde serán las presas de un juego de supervivencia llamado 31.
Leticia se quejó de que en la película de O'Brien las mujeres tenían poca participación y eran un poco objetos (eso que te quito porque te quiero hacer daño a ti, macho alfa), pero no avisó de lo que vemos aquí. Aquí no son objetos queridos, sino objetos sexuales directamente. Las tetas se ven perfectamente, pero las muertes no, ¿por qué se menea la cámara tanto en lo importante? Lo que sí nos contó es que hubo mandanga tuitera entre Zombie y Carpenter por malentendidos como el de la chica de la peineta (ya solucionado).
Rob Zombie vive de la música y hace las películas que le dan la gana porque puede y se nota que no hay nadie más diciéndole lo que tiene que hacer. No todo el cine de autor tienen que ser moñadas lentas de pensar. Lo mejor de la película es la banda sonora, una maravilla.

Scare Campaign
(Cameron y Colin Carines, Australia)


El programa de bromas de cámara oculta Scare Campaign está perdiendo aficionados en favor de una web-serie que arrasa en internet. Los directivos de la cadena obligan a los creativos de Scare Campaign a hacer algo muy novedoso que pueda competir si no quieren ser despedidos.
Además de mostrarnos muertes preciosas, los hermanos Carrines hacen una crítica a las nuevas formas de consumir el audiovisual y el ansia por ser el que más espectadores/visitas/followers tenga a cualquier precio.
Es una película muy corta y se pasa volando, entre muertes, no muertes y giro de los acontecimientos, cuando te das cuenta ha acabado. Juega muy bien con la atmósfera, intercalando el terror y la comedia. Tiene un final previsible, pero si acabara de otra manera, no estaríamos contentos, así que mejor previsible que no satisfactorio.

0 comentarios:

Publicar un comentario

¡Escribe tu comentario altramucero!