Todo es una mierda - Temporada 1

 Todo es una Mierda


La nostalgia vende. Lo hemos dicho una y mil veces en Expediente Altramuz, y otras muchas aquí mismo. Parece que la plataforma Neflix ha descubierto la nueva gallina de los huevos de oro, y no es de extrañar que vaya a seguir con este tipo de productos. No digo que sea algo negativo, simplemente que es de esas cosas que si se sobreexplota acaba por cansar. Everything Sucks! se desarrolla en Boring, un "aburrido" pueblo de EEUU, durante la década de los 90´s, más concretamente nos situamos en 1996, donde las cintas VHS todavía seguían dominando el mercado audiovisual, y grupos a los que se hace referencia como Oasis, los chicos de Manchester, habían publicado un año atrás el éxito Wonderwall


La serie está repartida en 10 episodios de unos 22 minutos aproximados de duración.

Lo primero que se nos viene a la cabeza cuando leemos la sinopsis, podría parecernos un producto similar a Stranger Things, la serie más nostálgica hasta la fecha de Netflix, y una de las más existosas también. Pero no, no tiene nada que ver, lo malo es que no lo tiene en ninguno de los sentidos.

La principal premisa de su argumento es el paso a la madurez desde la adolescencia, el bullying y temas tabú, como la homosexualidad, todavía en aquella época, a la que recordamos ya lejana, aunque sólo hayan transcurrido poco más de 20 años.

Es una de esas series a las que cuesta engancharse desde un primer momento, al menos en mi opinión, ya que se me hizo muy cuesta arriba con los primeros episodios, en los que daba la sensación de que querían mostrar algo pero no sabían muy bien en qué dirección tirar. Y lo cierto es que la historia empieza a interesar llegando casi al final, cuando todo empieza a tomar algo de forma, no excesivamente, pero poco a poco. Pero el principal problema de Todo es una mierda reside en el guión, y de cada capítulo del que te olvidas a los 5 minutos de finalizar y que, gracias a todo, son ligeros en duración. Para cuando la trama empieza a interesar te das cuenta de que has llegado al final y tampoco te deja deseoso al nivel de otras producciones de que llegue la siguiente temporada, que llegará, aquí espero, con expectación pero sin nerviosismo.


Jahi Winston y Peyton Kennedy son los principales protagonistas del elenco central en esta nueva apuesta y son los encargados de llevar la mayor parte del peso, y son capaces de manterlo, pero algo me dice que no pasarán por la popularidad de sus compañeros de las serie de los 80´s. Esto es por el hecho de que Rio Mangini y Quinn Liebling, los otros miembros del grupo de amigos pasan sin pena ni gloria, no importan sus historias y los personajes se hacen bastante insoportables hasta el punto de caer mal. Por otra parte un guión algo tramposo en el que Sydney Sweeney sabe salir airosa y crear un gran climax interpretativo junto con Kennedy, que es al final, probablemente lo más interesante de todo este batiburrillo de relatos que van quedando cojos a medida que avanza la trama. Patch Darragh y Claudine Nako cierran de manera satisfactoria "la otra parte" de esta temporada, que tristemente ha resultado, y repito: todo bajo mi opinión, algo fallida.

Necesita mejorar, y sé que podrían hacerlo. Estuve pensando qué podría haber sido el principal fallo, y creo que, aunque esas referencias que tanto nos gustan sobre nuestro pasado, en concreto la adolescencia que muchos, como es mi caso pasamos durante esa época, están ahí, pero de pronto se olvidan de hablarnos sobre la esperada nueva trilogía de Star Wars, (el tan ansiado Episodio I, que vio la luz en 1999), como ocurre al princpio, para luego caer en el absoluto olvido y centrarse en el drama personal de los protagonistas. No digo que se tenga que abusar de una cosa ni de otra, pero parece que la ambientación se reduce a meter fondos y situaciones para recordarnos que seguimos en los 90, y no en cualquier otra época. La vista a un Blockbuster o mostrar la cutre canción que todos bailamos llamada: Beautiful Life de Ace of Base, parece no ser suficiente.


Nota: 6/10

Share:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Escribe tu comentario altramucero!