Estrenos

Los estrenos más esperados del año los comentamos aquí.

Actualidad

Todas las novedades en cine y series.

Series

Gran variedad de contenidos en todo tipo de series.

Podcast

Si te perdiste los programas de Expediente Altramuz en directo desde Radio Carcoma, ahora los podrás disfrutar en formato podcast.

Archivo

El cajón de lo ya comentado en series y películas.

Telebasura

La sección con toda la mugre televisiva.

Misión Imposible: Fallout por DaviOne

Misión Imposible: Fallout por DaviOne


Es un hecho que Christopher McQuarrie y Tom Cruise han conectado, y la última entrega de la saga "M:I" lo corrobora, al igual que lo hizo Nación Secreta y anteriormente con Jack Reacher, se demuestra un saber hacer bien las cosas, con gusto y en especial con cariño al cine.

Ethan Hunt (Tom Cruise), tendrá que volver a ponerse a servicio del MI6 para salvar al mundo ante la amenaza de dos bombas nucleares que han sido armadas por un comando tripulado por Solomon Lane (Sean Harris), que pretende instaurar la anarquía mundial.

Me cuesta recordar en estos útimos años una saga tan longeva y con una calidad similar, (exceptuando con sus altibajos, James Bond). Y es que todavía recuerdo, allá por el año 1996 mi visita al cine de la mano de mis padres para ver la primera entrega de Misión Imposible dirigida por Brian De Palma, probablemente la más diferente al resto que vinieron después, y no es que no tuviera los mismos ingredientes, sencillamente es que el molde era distinto. Años más tarde, estrenando el nuevo milenio, llegó ese aborto cinematográfico que casi destruye la franquicia y de la cual no quiero hablar demasaido, además, creo que tuve suficiente con la secuencia en la Anthony Hopkins estando Sevilla, menciona: "No entiendo estas fiestas, veneran a sus dioses quemándolos", mientras se aprecia de fondo las Fallas de Valencia. Mejor no hacerle demasiado caso. Seis años después, llegó la salvación junto a J.J. Abrams, director con el que siempre he tenido mis diferencias, pero si algo tengo que reconocerle, es que sabe salvar sagas como nadie. Y así llegó la tercera parte: Brad Bird se encargó de la cuarta con Protocolo Fantasma, otro más que acertado film. Y aquí es cuando llega la era McQuarrie con Nación Secreta y, por supuesto, Fallout, de la que vengo a hablaros hoy.


En esta ocasión descubriremos una película más adulta y oscura. Un viaje de casi dos horas y media que se nos pasa volando gracias al saber estar y la mano firme con la que está seleccionado cada plano y cada diálogo. Con una premisa algo atípica para lo que estábamos acostumbrados, nos embarcamos en el lento pero inteligente argumento que nos dosifica las pistas y la acción con sabiduría. Y no es que carezca de la explosividad habitual, sino que se multiplica hasta completar unas coreografías trepidantes de saltos, explosiones y persecuciones. Además, se encargan de recordarnos una y otra vez de manera sutíl, que Ethan, pese a ser quien es, no deja de ser humano y tiene las fragilidades que podríamos tener cualquiera, dejando entrever, que el héroe perfecto murió con las películas de Steven Seagal para reinventarse en alguien que de verdad podamos creernos, e incluso hacernos soñar con que cada uno de nosotros y nosotras, pueda ser especial a su forma.


Otro de los puntos fuertes a tener en cuenta, es sin duda, August Walker (Henry Cavill), que, si bien podría haber resultado un personaje aburrido y plano, como la impresión que suscita en un primer momento, y lo que acostumbra a interpretar éste, se va formando una imagen más clara a medida que avanza el metraje y descubres que hay mucho más de lo que parece, sin grandes alardes, todo sea dicho. Pero hay que volver a mencionar a Benji Dunn (Simon Pegg), que es de esos personajes entrañables que nunca queremos dejar de ver, el actor británico es una de esas debilidades que he tenido desde hace años, cuando lo descubrí en: "Shaun of the Dead" (Zombies Party en España). Demuestra saber llevar su rol a la perfección y darnos esos alivios cómicos junto a Luther Stickell que tanto nos gustan. También hay que destacar el papel de Ilsa Faust (Rebecca Ferguson), en el que nos enseña, que las mujeres en el cine empiezan a tener su papel de luchadora a la misma altura que su equipo, y eso también es de agradecer.


En definitiva, es la frescura que necesita el verano cinematográficamente hablando. Horas de diversión sin fin y con un grado de violencia por encima de lo que habíamos visto antes. Las secuencias de acción son sencillamente espectaculares, y estoy seguro que no dejará indiferente a nadie que preste su inocencia a manos del cine. El estilo elegante y pulcro con la que se ha filmado, demuestra que si se quiere, se puede. Tom Cruise no durará eternamente, pero habrá que disfrutarlo mientras podamos, ya que se lesionó grabando la persecución por los tejados de Londres y continuó queriendo ser él quien hiciera sus escenas de riesgo. Asimismo, Cavill, muestra el bigote por el que tuvieron que reconstruir su careto en La Liga de la Justicia digitalmente, dejándole ese aspecto tan extraño como grotesco. No deja de ser curiosa la historia al menos.

En mi opinión no es la mejor de la saga, pero se acerca mucho. Pero si hay una apuesta segura a la hora de elegir película este verano es: Misión Imposible: Fallout.


Lo mejor: la dirección, el ritmo y algunas referencias a las antiguas entregas.

Lo peor: que Tom Cruise no estará para siempre.


0 comentarios:

Publicar un comentario

¡Escribe tu comentario altramucero!